lunes, 2 de junio de 2014

MIGUEL SERRANO (1): "'Termina con el interés del dinero'. Y ahí está todo, se acabó el poder sobre la Tierra y la Humanidad. No era necesario matarlo, se moría sólo. Se acaba el caldo de cultivo del virus. El peligro para el microbio se hizo mortal, de modo que fue necesaria una acción universal para sobrevivir: 'Sólo si apareciera un genio, éste podría combatirnos; pero nuestro poder es ya tal, que él no podrá vencernos. Derrotaremos al genio de los gentiles y nuestro dominio se afirmará sobre la Tierra.'"


ADOLF HITLER: "EL QUE DESCIENDE"

"Mi Lucha", la inmortal obra de Adolf Hitler, pues su contenido se encuentra aún vigente, como si hubiera sido escrito sólo ayer. El lector podrá comprobarlo, a medida que avance en la lectura de sus páginas y en la comprensión de sus temas. Dos son los temas trascendentales y que sobrepasan el tiempo de la Historia en la obra de Adolf Hitler. El problema socioeconómico y el problema judío.

Es sólo con la aparición de Hitler que se descubre el "Huevo de Colón", por así decir, que el nuevo Alejandro corta el nudo gordiano con un solo golpe de su espada: 'Termina con el interés del Dinero.' Hitler dice: "Si yo te presto un ropero, tú no me devuelves ropero y medio, solamente el ropero. Si yo te presto cien marcos me devuelves los cien, no ciento cinquienta." Y ahí está todo, se acabó el poder del judío sobre la Tierra y la Humanidad. No era necesario matarlo, se moría sólo. Se acaba el caldo de cultivo del virus, del microbio, del cáncer, del mal.

En el sistema Hitleriano Nacional-Socialista, el dinero perdió su importancia, pasando a tenerlo principalmente el trabajo del hombre. El dinero era sólo un "bono por trabajo ejecutado", una herramienta que facilitaba el intercambio de productos, lo que primitivamente fue y siempre debió ser.

La sociedad Hitleriana cortó el nudo gordiano de un solo golpe, un nudo de miles de años, permitiendo así la explosión de todas las energías creadoras y la verdadera justicia social sobre la Tierra. Junto con la usura, con el interés y la importancia del dinero, se acabaron las fluctuaciones en los precios de las cosas, la inflación pasó a ser desconocida y los precios se mantuvieron fijos hasta el final de la Guerra. Fue un milagro. El Paraíso retornó en un solo punto de la Tierra, tal como habrá sido alguna vez en una remotísima edad, antes de que el gusano de la usura infectara al planeta.

El peligro para el microbio venenoso, para el usurero y explotador del mundo se hizo mortal, de modo que fue necesaria una acción violenta, concertada y universal, para sobrevivir. Los Protocolos de los Sabios de Sión lo predicen: "Sólo si en el campo contrario apareciera un genio, éste podría combatirnos; pero nuestro poder de luchadores milenarios es ya tal, que él no podrá vencernos. Derrotaremos al genio de los gentiles y nuestro dominio se afirmará sobre la Tierra".

Le declararon a Hitler la guerra total y lograron así evitar que curara los tejidos enfermos de la Humanidad, haciéndose aún más virulento el mal, de modo que hoy ya no hay remedio. El mundo va a morir de cáncer terminal. El Nuevo Orden judío ha entrado en su periodo mesiánico, con la entronización próxima de un rey del mundo, un Mesías robótico y una esclavitud total y satánica, como el mundo aún no la ha visto y experimentado en esta Ronda del Eterno Retorno. 

¿Y quién fue Hitler? ¿A qué vino? Fue Kalki, el Último Avâtara, que vino a separar las aguas, poniendo a un lado a los héroes luminosos de la antigua Raza aria y, al otro, a los representantes de las tinieblas y del caos. Los que fueron capaces de sacrificar sus vidas en el combate por la Luz, la Belleza y la Verdad, serán los que plantarán la semilla del Ideal, para la resurrección de la Otra Tierra, de una Nueva Edad Dorada, tras la inevitable destrucción, de modo que al morir la Tierra material, se pueda salvar su alma (porque la Tierra también tiene un alma). 

Los idealistas son el alma de la Tierra, aquellos que, sin saber que no pueden morir han estado dispuestos a entregar la única vida que ellos creen poseer, en defensa de los principios divinos, de su sangre y de su Raza... Y hasta los Dioses les envidian, los Dioses que saben que no pueden morir... Y porque la sangre de los héroes llega más cerca de Dios que las plegarias de los santos.


Miguel Serrano; 21 de septiembre del año 104 de la Era de Hitler. Extracto de su introducción para el libro "Mi Lucha".







1 comentario:

  1. Es un tema que al ser conciente de el me preocupa mucho. Lo que hago es ayudarle a la gente a entender la segunda guerra mundial mediante los hechos históricos y acto seguido entender la primer guerra mundial que es mucho mas dificil. No intento convencer ya que lo que se necesita es conciencia. Lo que doy son datos como: la batalla de Dunquerke, arministicio Franco Alemán, que dan una clara idea de que Hitler no era como la historia oficial lo describe, donde incluso los enemigos confiaban en él e inlcuso le tenían gran respeto, donde se ven las calras intenciones de Hitler que no eran nuevamente lo que expone la historia oficial. Es claro que un país que surgió en 6 - 7 años de una situación pauperrima definitivamente hizo algo bien al punto de llegar a ser una potencia mundial. Es claro para cualquier persona en el mundo entender que es digno de estudio porque son hechos que ningún lider a logrado ni en el doble ni triple tiempo, comprendiendo que no solo llegaba el bienestar a unos pocos sino a todo el pueblo en general de forma tan significativa que es dificil de entender.

    ResponderEliminar

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!