miércoles, 31 de octubre de 2012

POEMA DE ADOLF HITLER A UN NIÑO: " Calladamente se ha entregado a su destino. ¡Cuán cruel es la guerra, cuan dura la vida! Lejos ya el ímpetu desbordante de la juventud. ¿Existe todavía algún sacrificio de esta envergadura, que pueda ofrecerse a la Patria? Pocas cosas me llegan al corazón profunda y desoladoramente. Doy gracias al Señor de poder volver a ver."




CIEGO

“Recientemente vi a un joven combatiente ciego. Tan sólo en la primavera de su vida, todavía casi un niño. Con noble rostro, de magnífica figura, sin embargo… muertos y fríos sus pobres ojos, como cuando un niño da sus primeros pasos. Parecía como si riendo, soportara su destino. ¡Pero vaya una sonrisa! Aturdido, la mirada vacía como si estuviera oteando en la lejanía; palpando… ¡Porque es ciego!

Das una ojeada por sus juveniles rasgos presurosamente, y de nuevo te fijas en los ojos: muertos, cansados, que ya para nada sirven. Fue un doloroso espasmo. Errante e interrogativo, deambula alrededor de la pálida boca; melancólico, acusadoramente. Pocas cosas me llegan al corazón profunda y desoladoramente. Esa sonrisa ciega… ésa jamás la olvidaré. Penosos forcejeos antes de orientarse… ¡Porque es ciego!

Calladamente se ha entregado a su destino. ¡Cuán cruel es la guerra, cuan dura la vida! Lejos ya el ímpetu desbordante de la juventud. ¿Qué pensamientos desfilarán tras esa blanca frente? Ya que a partir de ahora cierto sueño nunca va a cumplirse, y a partir de ahora esos ojos permanecerán velados para lo que antes tan queridos les era: el esplendor de las flores, el cordial saludo de las estrellas en la noche, la luz del sol desparramada sobre los campos… ¡Porque es ciego!

El pajarillo que se mece en el ramaje, el retrato de la novia, el rostro querido de la madre… ¡La nueva luz del día que despierta! La noche eterna es ahora el destino desgraciado. ¿Existe todavía algún sacrificio de esta envergadura, que pueda ofrecerse a la Patria?

En la primavera de la vida ¡y ya un hombre ciego! ¿Nosotros los videntes podemos darnos cuenta de lo ricos que somos? La palabra, tan escueta, alberga una profunda tragedia: ¡Ciego!

Doy gracias al Señor de poder volver a ver.”



Poema escrito el 14 de noviembre de 1918 en el Hospital Militar de la Reserva de Pasewalk, unos días posteriores del cierre de la Primera Guerra Mundial. El 13 de octubre del mismo año, Adolf Hitler había sido víctima de un ataque de gases tóxicos, durante su servicio en el frente al servicio de Alemania, proveniente del bando británico cerca de Ypres, razón por la que sería trasladado al hospital de campaña quedando temporalmente ciego. Hitler expresaría metafóricamente que a causa de la vivencia de aquella experiencia, al quitarse la venda y recobrar la vista, su misión encomendada por la Providencia había quedado señalada: "El objetivo de mi vida era la salvación de Alemania."



Ana Valerio.












4 comentarios:

  1. No puede haber un servicio tan grande en honor a la patria que dar la vida por ella sin miras a las consecuencias. Niños desolados por las repercusiones de la guerra han tenido que vivir con sus efectos físicos toda su existencia, triste. Esas experiencias tuvieron que haber marcado hondamente el rumbo que habría de tomar Hitler por aquellos seres que sufriendo, caminan directo al ocaso. Aprendamos a darle la valía y el inconmensurable aprecio que merece el precioso, loable e irremplazable don de la vida que Dios en su infinita misericordia nos ha concedido.

    Aquí les dejo con una hermosa reflexión que me pareció bueno compartirles:

    ¿No crees que sería bueno hacer un inventario de los bienes que has recibido, para así vivir con mayor alegría y optimismo?

    ¿Por qué llorar mientras voy andando, si otros ríen y no tienen pies?
    ¿Por qué vivir pensando en el 10 % de las cosas que nos hacen sufrir, y no recordar el 90 % que nos hacen felices?

    En tu cuerpo hay 800 mil millones de células trabajando continuamente en perfecta armonía y coordinación en tu favor… En tu cerebro tienes 13 mil millones de neuronas trabajando tan sabiamente, que si las quisieras remplazar por la computadora más perfecta del mundo, ocuparía el sitio de un edificio de setenta pisos de alto...

    Tienes un corazón, que es una maravilla de la naturaleza. Bombea hora tras hora, 36 millones de latidos, año tras año, despierto o dormido, impulsando la sangre a través de 100 mil kilómetros de venas y arterias, que llevan... más de 2 millones de litros de sangre al año… Te puedes mover, pasear, correr, bailar o hacer deporte. Para ello, tienes 500 músculos, 200 huesos y 7.000 nervios, sincronizados para obedecerte y llevarte a donde quieras…

    En tus oídos hay 24 mil millones de filamentos que vibran con el viento, el reír de los niños, la suave música, con el trepidar de las aguas espumantes y al escuchar las palabras amables de las personas que aprecias… En tus ojos, Dios ha depositado 100 millones de receptores que te permiten gozar de la magia de los colores, la luz, la simpatía de las personas y la majestad de la naturaleza…

    Tus pulmones son los mejores filtros del mundo. A través de 600 millones de alvéolos, purifican el aire que reciben y liberan a tu cuerpo de desperdicios dañinos. Eres un ser humano único, capaz de crear, descubrir, inventar, pensar, soñar, imaginar, comunicarte, hablar, tranquilizar, animar, estimular, inspirar, perdonar... capaz de sentir, disfrutar, recibir amor y decir... te amo.

    Tu sangre es un formidable tesoro. Son apenas 4 litros pero allí hay 22 millones de células sanguíneas. En cada célula hay muchas moléculas y en cada molécula hay un átomo que oscila más de 10 millones de veces por segundo... Cada día mueren 2 millones de tus células y son remplazadas por 2 millones más, en una resurrección que ha continuado desde el día que naciste... En tu cerebro hay 4 millones de estructuras sensibles al dolor, 500 mil detectores táctiles, y 200 mil detectores de temperatura...

    ¿Crees que vale la pena tu vida?
    Dedicamos mucho tiempo pensando en lo que nos hace falta y casi nunca nos detenemos a recordar y agradecer a Dios lo que nos regala día a día…

    No te entristezcas por lo que no pudiste ser, agradece por los dones que Dios puso en tu vida, tu familia, tus amistades y las oportunidades de ser alguien importante... Cuenta tus bienes y tus alegrías. No pierdas tiempo en “pensamientos pesimistas” y “recuerdos tristes”

    ¿Y sabes por qué?...¡¡¡ Porque vales M U C H Í S I M O!!! Para Dios no tienes precio.

    Hitler: - “Doy gracias al Señor de poder volver a ver.”
    (En tus ojos, Dios ha depositado 100 millones de receptores)

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. La ideología nacional socialista es un camino por el cual puede transitar una persona que realmente crea en una idea superior, pero para ello se debe formar cuerpo y mente, preparándote para aceptar el sacrificio que te exigirá la vida por el bien común olvidando el bienestar propio, uno de los principios de la ideología.

    ResponderEliminar
  3. La ignorancia es el arma suprema del enemigo de la creación de nuestro Señor y sus mancebas son los ignorantes que les siguen ciegamente.

    ResponderEliminar
  4. Salud a todos los camaradas del otro lado del charco. Estoy descubriendo con pesar que quedan mas nazionalsocialistas en América que en la propia Europa (me gustaría que aquí se respetara mas de lo que se hace, nuestras ideas)

    ResponderEliminar

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!