lunes, 29 de octubre de 2012

JOSEPH GOEBBELS 23 (color): "La idea del sacrificio ha tomado forma visible por primera vez en Cristo. El sacrificio pertenece a la esencia del Socialismo. Sacrificarse uno mismo en bien de los demás. La juventud de hoy no está contra Dios. Está sólo en contra de sus cobardes funcionarios confesionales que quisieran hacer con Él -como con todas las cosas- un negocio. La cuestión religiosa alemana no puede ser separada de Cristo. Pueblo sin religión es como Hombre sin respiración."




EL SOCIALISMO CRISTIANO GOEBBELIANO

En atención a una interesante pregunta que hace tan solo hace algunos cuantos días se me consultara por parte de uno de los lectores de Espejo de Arcadia, el presente artículo pretende poder aportar un poco de esclarecimiento a la cuestión, basándose en una investigación puramente personal; aclarando que no pretende ser la última palabra, sino que por el contrario, busca convertirse en uno de los primeros argumentos que faciliten un debate revisionista en busca de la realidad y la fantasía. He aquí el artículo complementado con mi punto de vista:

¿Anti-clerical? ¿Anti-cristiano? Como el propio Heinrich Himmler expresara a pesar de declararse atraído por la confesión pagana: “Soy anti-clerical, no anti-cristiano.” Antes de empezar, creo que vendría bien marcar una diferencia relevante entre ambos conceptos y que erróneamente se confunden en la actualidad.

Anti-clericalismo: movimiento que busca anular la influencia de las instituciones religiosas en los asuntos políticos del Estado, puesto que el clericalismo ha sido definido como una doctrina que, a fin de alcanzar un objetivo político, utiliza para ello como instrumento a una religión determinada. De allí que en su tendencia filosófica, los anti-clericales declaren este proceder como indigno para el terreno espiritual que el clero representa.

Anti-cristianismo (Cristianofobia): todo sentimiento de crítica y negativa hacia la religión Cristiana.

Ríos de tinta han debatido sobre la cuestión religiosa en la Alemania Nazi, y casi por lo general se da como cierto que “el Nacional-Socialismo fue el enemigo máximo de la Iglesia en cualquier faceta, persiguiéndola y prohibiendo la difusión de sus dogmas”, otros escritores mucho más extremistas han osado afirmar que “el Nacional-Socialismo solamente tuvo simpatía por el Paganismo y trató de imponerlo a como dé lugar”. Si bien y es cierto que existieron miembros del Partido anti-cristianos, no podemos olvidar que a pesar de esto, muchos otros miembros defendieron su postura cristiana (Católica o Protestante) cual leales prosélitos; otros más que no sentían inclinación definida hacia alguna confesión en especial, y como todo buen político prudente actúa, apoyaban la idea de que cada ciudadano debía ser libre de adoptar la religión que más le simpatizara.

Uno de estos ejemplos que, por su adoctrinamiento católico desde el seno familiar, defendieron al Cristianismo, fue Joseph Goebbels. Las críticas no dejan a este personaje desde el momento en que su biografía toca el tema de su excomunión de la Iglesia Católica por el hecho de haber contraído nupcias con Magdalena Ritschel, una mujer divorciada y protestante. Muchos afirman que a causa de esta expulsión por parte de la Iglesia Católica, el Dr. Goebbels experimentó un sentimiento confirmatorio de aversión hacia la misma (en todos los aspectos), reflejándose en su labor propagandística.

Goebbels era anti-clerical, pero no anti-cristiano.  Y debe dejarse bien en claro que desde mucho antes de su matrimonio con Magada (en 1931), él demostraba su sentimiento anti-clerical declarado. En su obra literaria “Michael: El Destino Alemán en las Hojas de un Diario” (publicado en 1929 antes de casarse), Goebbels se presenta como un apasionado cristiano-anti-clericalista, criticando a las iglesias, tanto a la Protestante y especialmente a la Católica (ya que pertenecía a ésta última) por “rebajarse” (como guías espirituales que su misión suprema les concede) a la condición de oportunistas políticos. En “Michael” (tanto obra personal inicialmente como literatura Nazi posteriormente), el protagonista pretende inculcar al futuro Pueblo del III Reich, un Nacionalismo y un Socialismo basado en la imagen de Cristo, esto es: lucha, trabajo, fe, entrega, solidaridad, pero sobre todo sacrificio.

Para Goebbels, Cristo es el modelo que todo hombre leal en la Tierra debe imitar; considera que el verdadero camarada Nacional-Socialista debe esforzarse día con día para consagrarse como el reflejo de Jesucristo a pesar de la tentativa decadente de la modernidad:

“Si ser moderno significa artificialidad, deshonestidad, una moral podrida y una decadencia planificada, entonces soy en todos los sentidos un reaccionario”; que a su vez se corrobora con su expresión: “Ser moderno no significa otra cosa, sino moldear formas nuevas con esencias eternas.” (Texto de junio 21 “Michael”)

La intención del autor podría parecer (ante el lector observador) como una similitud con el pensamiento de Karl Marx, sólo que mientras Marx se centra en el contexto político y puntualiza el alejamiento de la fe religiosa como base para un sociedad fructífera, Goebbels se centra en el contexto religioso para la solidificación de una nación armónica, veamos por qué:

Mientras Marx critica a los hombres por soñar e idear utopías en vez de preocuparse por ponerse en marcha para cumplir sus teorías a fin de edificar el verdadero Socialismo (praxis), Goebbels critica al clero y al Pueblo en su totalidad por carecer de un ideal basado en la práctica del dogma religioso, se queja de igual forma de que todo quede solamente hundido y denigrado en la especulación sin ver hechos; propone que la sociedad ideal vendría respaldada y sería eterna, a su vez, si se llevara a la práctica el Socialismo verdadero, que para él esto es el Socialismo Cristiano.

La corriente exterminista ha pretendido encontrar en “Michael” los argumentos que, de una vez por todas, confirmarían el odio y el deseo de “exterminio latente” hacia los judíos por parte del Dr. Goebbels, por la manera de expresión del mismo en su concepción de Cristo. Sin embargo, aunque el Dr. Goebbels efectivamente se declaró abiertamente anti-judío (no confundir con anti-semitismo) eso no tendría por qué interpretarse como “exterminio”, cosa que hoy día ha sido infundido como creencia popular. En “Michael” se resalta más que nada la lucha del Cristianismo (el idealismo espiritual) contra el Judaísmo (el demiurgo materialista) pero en el sentido filosófico de la palabra, mientras que en su perspectiva literal, ésto ocupa un lugar puramente secundario:

“Cristo es el genio del amor, y, como tal, el polo diametralmente opuesto al judaísmo. Por eso tenía el judaísmo que eliminarlo, porque sacudía los fundamentos de un poder mundial futuro. En Cristo, por primera vez y ante la historia, se crucificó la verdad. Y eso se repitió docenas de veces en los siguientes veinte siglos y se continúa repitiendo hasta el día de hoy.” (Texto de noviembre 15 "Michael")

"Cristo es duro e implacable. Saca a los mercaderes judíos del templo a latigazos. Una declaración de guerra al dinero. La hipocresía, es el signo característico de la época burguesa que se hunde.” (Texto de julio 12 "Michael")

Y es por esta misma admiración y reverencia hacia la imagen anti-materialista y virtuosa de Jesucristo para con el prójimo, que añade:

“Cristo jamás pudo ser judío. Y no tengo absolutamente ninguna necesidad de demostraciones científicas. ¡Es así!” (Texto de agosto 9 "Michael")

Haciendo hincapié en que aunque la Ciencia analizara a Jesús y determinara su raza como judío, eso para Goebbels sería completamente válido e irrebatible pero a pesar de todo, ésto tendría una valoración de segundo plano, pues por la manera de ser y de actuar de Jesús, sería incoherente con la ley de la herencia que el judío demostraba, en otras palabras, la cuestión aria de Cristo estaría basado únicamente en la fe, el plano espiritual; en el pensamiento Goebbeliano, la concepción hacia Jesús se resaltaba como el  "Judío Bueno y Ejemplar":

“La idea del sacrificio ha tomado forma visible por primera vez en Cristo. El sacrificio pertenece a la esencia del Socialismo. Sacrificarse uno mismo en bien de los demás. De todos modos el judío es incapaz de comprenderlo. Su Socialismo significa: llevar a los demás al sacrificio para provecho de sí mismo.” (Texto de noviembre 15 "Michael")

Regresando al tema del anti-clericalismo en su defensa del Socialismo Cristiano, Goebbels afirmaba claramente que, aunque las iglesias no realizasen su trabajo, los objetivos del Partido Nacional-Socialistas eran similares a los suyos:

“Ya no tienen una verdadera relación con el Pueblo porque no saben cómo hablarle. Un Pueblo que ha sufrido cuatro años de guerra y quince de Marxismo no tiene energías para fijarse en insignificancias teológicas. ¡Quiere ver un Cristianismo activo! Y lo ve mejor encarnado en algo como el Socorro de Invierno que en las disputas teológicas del denominado Frente Confesional.”

“Baja consideración hacia las iglesias y alta consideración hacia el Cristianismo”

"Cristo sólo aclaró el concepto básico del amor al prójimo, todo lo demás es la obra de los Padres de la Iglesia. El amor al prójimo era tan diametralmente opuesto a los conceptos del mundo antiguo que, entre estos dos polos no era posible entendimiento alguno, y bien, el mundo antiguo eliminaba la doctrina cristiana o el Cristianismo de la Antigüedad. Los revolucionarios no tienen la intención de quedarse atascados en la teoría, sino que avanzan desde la teoría a la acción."

“La juventud de hoy no está contra Dios. Está sólo en contra de sus cobardes funcionarios confesionales que quisieran hacer con Él -como con todas las cosas- un negocio.” (Texto de mayo 30 "Michael")

Es de interés también saber que en junio de 1941, Goebbels prohibió todas las representaciones públicas de carácter ocultista, telepáticas, astrológicas y de tendencia paranormales. Goebbels permaneció en la iglesia Católica a pesar de todo, siempre resaltaba su pertenencia a la misma ante otros miembros y bautizó a sus hijos. Según su asesor, Werner Stephan, Goebbels ordenó a su equipo que no abandonase a la Iglesia. Goebbels prohibiría el libro de Hans Blöthner titulado “Dios y Pueblo”, un libro muy anticristiano donde se desacreditaba, naturalmente, a la religión Cristiana en conjunto con la Iglesia. Fueron Joseph Goebbels y Walter Tiessler, su colaborador, quienes se opusieron a la negativa de Martin Bormann en asuntos religiosos y lo supervisaban, como cuando este había exigido la pena de muerte al obispo Galen por estar en desacuerdo con la eutanasia, en 1941. Tiessler, quien mantenía al tanto a Goebbels de la forma de proceder de Bormann, consideraba al igual que él,  que la música eclesiástica debía ser respetada.

Resaltaré además la actitud de Joseph Goebbels frente a la temática de la separación matrimonial. Él se oponía no solo personalmente al divorcio, sino de igual forma a que hubiera separaciones en el Reich, sin embargo consideraba que el divorcio no debía ser una preocupación del Estado. Pero dado que el Reich había decidido imponer una ley al respecto, propuso que las parejas fueran obligadas a esperar por lo menos un año, pues quizás con ese tiempo de reflexión podrían salvarse muchas familias. Y cuando el Estado finalmente se decidió por una propuesta expresaría:

“¡Al fin estamos de acuerdo todos: la prisión sólo si es demanda del cónyugue agraviado o de repercusión pública!” De acuerdo a su nuevo jefe de personal, Briefing, Goebbels estipuló que no quería ni falta de pudor en su ministerio, ni ningún tipo de acercamiento amoroso en el mismo.
  
“La cuestión religiosa alemana no puede ser separada de Cristo. Pueblo sin religión es como Hombre sin respiración.” (Texto de noviembre 2 "Michael")




Ana Valerio.


Bibliografía de apoyo: "Joseph Goebbels: Mastermind of the Third Reich"; "Esencia y Estructura del NS"; "Holy Reich"; "Discursos de Joseph Goebbels"; "Werner Stephan: Dämon Einen Diktatur."







6 comentarios:

  1. Le ofrezco pródigos agradecimientos, por este extensivo material informativo en relación a la hesitación que tenia. Tal y como usted escribe, existe una clara división en ambos términos, es decir, anticlerical y anticristiano. Ciertamente, no debemos confundir ni interpolar el significado de estos vocablos para no incurrir en errores improcedentes.

    Fíjese es bueno poder divulgar estos textos realmente esclarecedores que nos proporciona la autentica imagen de un Hitler, un Goring, un Goebbels y un Himmler, muy humanos, alejados de las montuosidades expelidas por la maquinaria propagandística de la Prensa Mundial. En verdad que la felicito por este trabajo esclarecedor, al cual admito toda la credibilidad. Los textos que sea ha tomado el esmero de mostrar, aluden a un hombre creyente, quien no rehúsa su fe por convicciones políticas. Cristo Jesús, nombre por sobre todo nombre, a quien Goebbels elogia como “genio del amor” y de “duro e implacable” calificativos instaladas y generalizadas en la cosmovisión nacional, excluyente de todo sindéresis, y ajustada a la teoría de un Jesús “ario”.

    Por lo que se, muchos sostienen que Jesús no pudo ser judío, pues estos últimos no hubieran entregado y crucificado a alguien de su propia raza. Richard Wagner dice: “Es ya dudoso que el mismo Jesús haya pertenecido a la especie hebraica, dado que los habitantes de Galilea eran mal vistos por los hebreos, precisamente por su origen impuro.”

    Admito que el quid de la cuestión habita en el seno del movimiento mismo. Sabemos que la generalidad del Partido Nacionalsocialista, reflejaba una animadversión y algunos hasta inquina hacia el sacerdocio. Debemos comprender que un hombre que ha sido ordenado como miembro sacerdotal en una institución religiosa, especialmente cristiana, debe consagrarse a cuestiones que atañen sus funciones en el plano meramente espiritual y moral de sus feligreses, por lo tanto, no debe inmiscuirse en los asuntos terrestres, particularmente en el campo político. Su misión preferente y primordial es la salvación de las almas, no la solución de los asuntos efímeros. La intervención del clérigo debe acortarse únicamente cuando sobrevenga una tropelía que afecte al fiel o que discrepe con alguna enseñanza de la Iglesia Católica.

    Por eso en sus conversaciones dijo: -"Si la Iglesia católica no hubiera abusado de su influencia, ingiriéndose constantemente en los asuntos de Estado, no habría ningún motivo para no tolerar sus prácticas religiosas."

    ResponderEliminar
  2. David Irving también nos da un dato aclarador: “Había prohibido expresamente a los periódicos cualquier referencia a los cismas existentes entre las distintas religiones; a los transgresores de esta prohibición se les castigaba con dureza. En abril de 1938 todos los responsables de prensa recibieron una circular procedente del ministerio de propaganda: «La prohibición para polemizar contra el cristianismo y contra la Iglesia sigue vigente.»”

    Existe igualmente un libro que profundiza en los primeros años del movimiento, cuando era preminentemente una organización política Bávara, en el que decían que el periódico del partido se publicaba los horarios de misa y exhortaban a los fieles a atender sus obligaciones religiosas. (No recuerdo el libro, mas cuando encuentre el titulo, primeros Dios, se los hare saber).

    Aquí les dejo con un extracto de “El Papa de Hitler” del académico Ingles John Cornwell:

    “Contemplando las poderosas fuerzas que se preparaban para la guerra, Pacelli podía apelar a la lealtad y devoción de quinientos millones de almas; de hecho, la mitad de la población de la Gran Alemania de Hitler era católica, incluida una cuarta parte de los SS, y eso en un momento en que obispos, clero, religiosos y fieles estaban ligados por una unidad y disciplina sin precedentes en la historia.” …Hitler se puso entonces una pizca sentimental, hablando de Roma y de las bellezas artísticas de Italia. De ahí paso a sus relaciones con Mussolini y afirmo que se mantendría junto a el pasara lo que pasara.

    Me quedo con la siguiente frase de Goebbels: “La cuestión religiosa alemana no puede ser separada de Cristo. Pueblo sin religión es como Hombre sin respiración.” (Texto de noviembre 2 "Michael")

    ¡Saludos! Y gracias señorita Ana por artículo, bien formulado y realmente convincente.

    ResponderEliminar
  3. ¡Un gran saludo sr. Armando!

    Realmente interesante lo que nos ha proporcionado basado en una bibliografía bien documentada, objetiva y por supuesto, revisionista de la historia. Obras de carácter histórico de mi biblioteca personal.

    Diré que por mucho tiempo se ha venido debatiendo únicamente sobre la opinión de Hitler respecto al tema clerical, y en menor medida la del resto de los personajes, sus colaboradores; pienso que tratar el tema de esta forma, aunque es de suma relevancia e interés, pero nos deja con la pregunta común... ¿pero estaban realmente de acuerdo sus colaboradores? (hablemos de un Himmler, Goering, Bormann, Hess,etc., por ejemplo)

    Por ejemplo, como en el fragmento que usted me hacia tan amablemente el favor de mencionar del libro de Irving del 'Camino de la Guerra': "los responsables de prensa recibieron una circular procedente del ministerio de propaganda: «La prohibición para polemizar contra el cristianismo y contra la Iglesia sigue vigente.»" Como usted concordará conmigo, sólo se enfatiza el modo de proceder por parte de Hitler, pero queda a la deriva si, Goebbels (en este caso) estaría de acuerdo ¿no? Todos los personajes del III Reich requieren un análisis minucioso.

    La teoría de Richard Wagner, desde el punto de vista de aprecio racial mutuo en un Pueblo, tendría mucha coherencia; sin embargo, se debe recordar que también los hebreos expulsaban a sus propios hermanos de sangre por el padecimiento de lepra, tanto por considerarse como castigo divino como también, si queremos verlo desde otro punto, como medida de salud. Por otra parte, la crucifixión era un método empleado por el Imperio Romano para cualquiera que infringiera sus estatutos, y muchos judíos debieron haber caído bajo este castigo. Yo, por mi religión creo que Cristo Jesús fue judío. De cualquier modo, creo que debe respetarse la opinión de los demás en estos asuntos que más que pruebas, son definidas por la fe.

    Espero poder seguir contando con sus amables y siempre relevantes aportaciones. Perdone si no contesto en algunas ocasiones, pero créame que para mí son de sumo interés, y no dudo que también lo sea para todos los lectores. La cuestión del tiempo me lo imposibilita pero le concedo a todos los comentarios un extraordinario y admirable interés.

    Un saludo cordial a tdos los lectores.

    Ana V.


    ResponderEliminar
  4. ¡Muchas Gracias por su Atenta Respuesta!

    Certeramente, se han publicado cúmulos de obras respecto a Hitler, más que a ninguna otra personalidad del movimiento, pero para ello estamos nosotros para atar cabos sueltos, reparar deficiencias históricas e investigar facetas escasamente tratadas, derribar monumentos dedicados a hechos infundios y demás… Estas figuras requieren de un estudio vasto y enteramente desarrollado, por ejemplo, yo puedo aportar mediante mis comentarios respecto a Goring, investigaciones personales y usted mediante sus artículos sobre el señor Goebbels. Poco a poco estaríamos llevando a cabo una tarea investigativa de gran alcance para conocimientos posteriores. Cada uno poniendo su pequeño granito de arena, estaríamos logrando una gran diferencia.

    En cuanto al Judaísmo de nuestro señor Jesucristo, he de decir, igualmente por fe, que creo completamente en su origen judío. Su nombre era Yeshua, hablaba arameo, una lengua semítica y adopto sus costumbres y tradiciones pero también habremos de recordar que Cristo Jesús fundo la iglesia católica y no se quedo en la religión judia ya que en el Evangelio de San Mateo 16: 13-20 Jesús declara: "Sobre esta piedra edificaré mi Iglesia." Jesús fundó así una Iglesia. Fue judío y no se le desliga de esta, le predico únicamente a este pueblo pero después de su resurrección dio la orden de que se predicara su Evangelio a todas las naciones y en el correr de los siglos su iglesia se institucionalizo. En Mateo cap. 28, del versículo 18-20, dice: Jesús se acercó y les hablo así: En otras palabras Jesús no permaneció en la religión judía sino que fundo una en la que puso a Pedro como cabeza visible, y a sus seguidores a seguirle a él y sus enseñanzas no a los rabinos ni al predicas del Judaísmo, por ello el afán de convertir a los judíos al cristianismo, de otra manera seria una variante de esta.

    Aquí, pensamiento personal, se nos da a entender que los seguidores de Cristo Jesús no habrían de seguir siendo judíos sino un nuevo grupo llamado cristianos, fieles seguidores de cristo. Lógicamente las enseñanzas del Judaísmo y el catolicismo difieren sustancialmente en creencias, dogmas y demás, he ahí las discrepancias entre los maestros de la ley y el Redentor… Las enseñanzas de Jesús, a mi parecer, no compatibilizaban con las ensenadas por los rabinos salvo en pocas excepciones. Mateo 23: 13 – ¡Ay de ustedes, maestros de la ley y fariseos, que son unos hipócritas! Ustedes cierran a la gente el Reino de los cielos. No entran ustedes ni dejan entrar a los que querrían hacerlo.>
    (Favor de corregidme si estoy errado, son basados en meras opiniones personales, habremos por tanto de consultar a la iglesia por su opinion de si Jesus fue siempre judio o hubo un momento en que rompio de esta para fundar su iglesia o a pesar de eso continuo con la fe judia)

    Por supuesto, primeramente Dios, aquí comentare y aportare de acuerdo al tópico del artículo. Sinceramente no es para mi obligación o deber, sino una firme convicción y cohesión a estos temas del Nacionalsocialismo, pues yo mismo me declaro un adepto al movimiento. Me da mucho gusto saber que son gran interés mis comentarios para usted y todos los lectores quienes los lean, es un grato honor saber que recibo buena recepción de parte de ustedes. No se preocupe por la cuestión del tiempo, vivimos en una era en donde anda uno en apuros y necesitado de mas tiempo.

    Muchos saludos estimada señorita Ana y estimados lectores.

    Armando di Blasio

    ResponderEliminar
  5. muy buen blog, exelente , ordenado visible, de mucho contenido gris, neutral y de alimento intelectual... saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola estimado Luis MGzzi. Gracias por visitar el espacio y por estas palabras de aliento. Un cordial saludo.

      Ana V.

      Eliminar

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!