viernes, 26 de octubre de 2012

JOSEPH GOEBBELS 22 (color): "La historia nos concederá la victoria, ya que sólo nosotros la merecemos. Lo único que importa es que un Pueblo tenga el coraje de aguardar su gran momento para finalmente usarlo. Pues la guerra más radical (Guerra Total) es siempre la más misericordiosa."

Goebbels y Willi Hübner

EL CORAJE POR SEGUIR LUCHANDO

Aunque dañada por los enfrentamientos, Lauban no estaba tan mal como cualquiera de las otras ciudades bombardeadas, señalaba Goebbels.

Entre los paracaidistas que desfilaron para oírle pronunciar su discurso ardiente y totalmente improvisado en la plaza central, descubrió a su ex-subsecretario del Departamento de Propaganda, Wilhelm Haegert, y a un joven de dieciséis años, llamado Wilhelm (Willi) Hübner, quien acababa de obtener la Cruz de Hierro por su valentía.

Goebbels se encargó de que la imagen diera la vuelta al mundo. Se estremeció cuando pasó por delante de los cascos quemados por los tanques soviéticos, esa artillería de acero con la que Stalin tenía la esperanza de subyugar a Europa. De vuelta en Görlitz, esa noche habló en el ayuntamiento a miles de soldados y hombres de la Volkssturm. Les habló de los niños asesinados y de las mujeres violadas por los rusos, y proclamó:

Maten a los Bolcheviques dondequiera que los encuentren! ¡Este enemigo puede ser derrotado porque ya los hemos vencido antes! Hagan que paguen un alto precio con su sangre por cada centímetro de suelo alemán.

Vamos a luchar contra ellos en los campos, en los bosques, en las ciudades, en cada calle y en cada edificio hasta que hayan perdido tanta sangre que ya no sean capaces de seguir luchando. La historia nos concederá la victoria, ya que sólo nosotros la merecemos.

Lo único que importa es que un Pueblo tenga el coraje de aguardar su gran momento para finalmente usarlo. Lo mejor que una nación en guerra puede hacer es pensar sólo en la guerra, para luego dedicarse a ella en cuerpo y alma; pues la guerra más radical (Guerra Total) es siempre la más misericordiosa.”





David Irving; del libro “Joseph Goebbels: Mastermind of the Third Reich.” 

Traducido por Ana Valerio.








No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!