lunes, 8 de octubre de 2012

JOSEPH GOEBBELS 19 (color): "El objetivo fundamental de Alemania en esta guerra no son 'ideales más o menos baladíes', sino modificar el nivel de vida de todos sus hijos. Con ello se aparta el fantasma del hambre, que ha sido obsesión de sus dirigentes desde la terrible experiencia de 1918. Es infantil creer que por medio de estos ataques, que ocasionan ciertamente pérdidas dolorosas, Inglaterra puede afectar en forma decisiva el potencial de guerra alemán. Lo único que se pretende es quebrantar la moral de la población germana. No empezamos nosotros la guerra, pero ya que tan frívolamente se nos obligó a ella, hemos de resolver ahora todos los problemas que ahogaban nuestra vida Nacional."




LA FINALIDAD DE ALEMANIA EN LA GUERRA

El discurso del señor Goebbels, pronunciado redondea y completa los comentarios oficiales de los dirigentes Nacional-Socialistas sobre el momento actual, estudiándolo bajo los siguientes aspectos: objetivos fundamentales de la guerra para Alemania, resultados obtenidos y su aprovechamiento actual, fracaso del bloqueo anglosajón gracias a las conquistas alemanas, el segundo frente y la lucha submarina, ataques aéreos británicos y objetivos próximos para su realización por el Reich. Señaló Goebbels:

“El objetivo fundamental de Alemania en esta guerra no son «ideales más o menos baladíes», sino modificar el nivel de vida de todos sus hijos. El camino para lograr este objetivo  ha sido andado, en gran parte, gracias a los resultados logrados en el  Este: ha sido eliminado el peligro Bolchevique que amenazaba las fronteras orientales del Reich, pero, a la vez, se ha logrado, con ello, garantizar la seguridad de la vida Nacional alemana, o sea, que han sido conquistadas las principales regiones carboníferas, mineras y agrícolas de la URSS. Con ello se aparta de la perspectiva alemana, el fantasma del hambre, que ha sido obsesión de sus dirigentes desde la terrible experiencia de 1918. Tanto que siempre, los alemanes no son ya «bloqueados sino bloqueadores», pues mientras han visto aumentadas sus raciones alimenticias, en Inglaterra han disminuido. Esto lleva, naturalmente, a la consideración de los inmediatos campos de acción de la formidable actividad alemana. El Reich está dedicado, actualmente, a poner en explotación los territorios conquistados para llegar a constituir la formidable fortaleza autárquica a la que aspira para hacer frente a sus enemigos. Si los alemanes están, en parte, «actualmente ocupados en digerir lo que acaban de tomar», este acto de digestión quedará concluido un día.”

Palabras de Goebbels que, vistas a la luz del resto de su discurso, parecen indicar que esta acción económica haya de ser previa a toda otra empresa de gran importancia militar. Con todo, otro párrafo del discurso del Ministro alemán de Propaganda parece indicar que la Campaña del Este no podrá considerarse totalmente terminada hasta la conquista de Bakú:

“Cuando acabe, en su día, el ataque contra el Cáucaso, tendremos en nuestras manos las regiones petrolíferas más ricas de Europa, y quien posea el trigo, el petróleo, la hulla y el hierro, y además, el Ejército más poderoso del Mundo, ha de ganar la guerra. En lo que al segundo frente se refiere, los ingleses no pueden abrirlo aunque no sea más que por la falta de tonelaje que padecen.”

Ello le llevó a decir que la guerra submarina es desastrosa para sus enemigos y a calificar de “bluf” el formidable ritmo constructivo que, según los yanquis, poseen sus astilleros. Se ocupó, también, el orador de los ataques aéreos de terror de la aviación inglesa contra la Alemania Occidental, tema tratado, también, por Hitler y Goering en sus respectivos discursos:

“Es infantil creer que por medio de estos ataques, que ocasionan ciertamente pérdidas dolorosas, Inglaterra puede afectar en forma decisiva el potencial de guerra alemán. Lo único que se pretende es quebrantar la moral de la población germana. Y si la Luftwaffe no responde con represalias, es porque su presencia es, actualmente, más útil en Stalingrado y en el Cáucaso que en Occidente. Si los ingleses creen que no somos ya capaces de hacer una ofensiva, los desengañaremos oportunamente. No empezamos nosotros la guerra, pero ya que tan frívolamente se nos obligó a ella, hemos de resolver ahora todos los problemas que ahogaban nuestra vida Nacional.”

Dijo hacia el final de su discurso, añadiendo, a modo de resumen, que ya ahora el Eje dominaba una Europa autárquica. Todo lo cual parece confirmar la impresión de que, cualesquiera que fueran los objetivos militares de carácter menos fundamental que el Eje tenga inmediatamente en proyecto, parece que su actividad más importante estará dedicada al perfeccionamiento de la formidable fortaleza militar y económica, que le permitan alzar sus grandes conquistas territoriales en Europa. Entre tanto, las impresiones del lado anglosajón coinciden en augurar la proximidad de una acción ofensiva y en señalar el norte de África como teatro más probable de su desarrollo.


Dr. Joseph Goebbels; del discurso del 18 de octubre de 1942.








No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!