martes, 16 de octubre de 2012

HERMANN GOERING 7 (color): "Es altamente deseable que la población de los territorios protegidos por Alemania no sufra hambre. Pero todos han de saber que de presentarse dificultades alimenticias de resultas de medidas tomadas por el adversario, no será Alemania la que carezca de sustento. El obrero alemán y el que en Alemania trabaja, han de ser entre todos los elementos de la población los mejor alimentados. Este es un principio Inquebrantable."





SITUACIÓN ALIMENTICIA DE ALEMANIA Y TERRITORIOS OCUPADOS

Goering habló de la situación alimenticia en los territorios ocupados, declarando que ésta había sido en ellos mucho menos grave de como la pintó la propaganda adversaria, aunque en todos ellos, lo mismo que en Alemania, funcionaba el sistema de racionamiento por medio de tarjetas:

“Es altamente deseable que la población de los territorios protegidos por Alemania no sufra hambre. Pero todos han de saber que de presentarse dificultades alimenticias de resultas de medidas tomadas por el adversario, no será Alemania la que carezca de sustento. El obrero alemán y el que en Alemania trabaja, han de ser entre todos los elementos de la población los mejor alimentados. Este es un principio Inquebrantable.

Mas a pesar de cuantos territorios se han conquistado, la cosecha de la propia Alemania es el elemento decisivo de nuestra alimentación. Alemania se ve hoy en la feliz situación de que el conjunto vive exclusivamente de los productos de los territorios conquistados, gracias a lo cual el Pueblo alemán puede disfrutar de la totalidad de las cosechas de Alemania, a las que en creciente escala se añaden productos de aquellos territorios. En principio, pues, se verían vencidas todas las dificultades. No ocurre esto en realidad, pero estamos hoy día en guerra, y no sólo en el frente, sino también y en igual medida en las fábricas y talleres de armamento; el obrero alemán, lo mismo que el campesino, ha tenido que acudir al frente y ha habido que substituirlo con obreros procedentes de las naciones amigas y neutrales y con la masa de prisioneros de guerra. Pero quien trabaja ha de comer, y sumados a nuestra propia población, tenemos que mantener a más de seis millones de obreros extranjeros y a más de cinco de prisioneros de guerra.

Eso significa la necesidad de intensificar todavía más la batalla de la producción. Al ver la cosecha de este año he pedido al secretario Backe disponga lo necesario para que en el porvenir, en las regiones que sufren más particularmente la amenaza aérea, la ración de carne se vea incrementada, por encima del aumento general, con una nueva, cantidad de 50 gramos. Desde hoy, por otra parte, se está haciendo lo necesario para dar al Pueblo alemán, en ocasión de las fiestas de Navidad, un racionamiento especial de carne, harina, y, así lo espero, de otros muchos apetecibles artículos. De aquí en adelante, todo militar alemán, desde el soldado de segunda clase al Mariscal, que salga con permiso, se le entregará de orden del Führer, a su paso por la frontera alemana, un paquete conteniendo un kilogramo de harina, otro de guisantes o alubias secas, uno de azúcar, uno de mantequilla y gran cantidad de embutidos.

Tratando del abastecimiento de materias grasas, los rigores del pasado invierno destruyeron en su conjunto la cosecha alemana de colza, pero en poder de las tropas alemanas se encuentran regiones rusas en las que campos que la vista no puede alcanzar, están dedicados exclusivamente al cultivo del girasol, cuyo aceite es superior al de la colza alemana; en esto también, por lo tanto, verá en breve compensado el déficit el Pueblo alemán. La cosecha de patatas excede a todo lo que hasta ahora se había recogido en tierra alemana.”


Hermann Wilhelm Goering; del discurso del 4 de octubre de 1942 de la "Fiesta de la Cosecha."







1 comentario:

  1. Armando di Blasio –

    Gracias al trabajo de Goring, el pueblo alemán, no sufrió tanto en materia alimenticia como le había pasado durante y a finales de la Gran Guerra o Primera Guerra Mundial. Por aquel entonces (Gran Guerra) el hambre les azoto duramente, ya que gobierno no les había preparado para afrontar una muy posible crisis alimenticia. La hambruna causada por los aliados, cobro a lo mucho 900.000 vidas de hombres, mujeres y niños, mientras todo esto ocurría la masa angloamericana ignoraba los móviles tras este devastador, terrorífico e inhumano acto en masas, deliberadamente provocado por la continuidad del bloqueo naval británico aun luego de la firma del armisticio.

    Es por ello que Goring, con toda razón, afirma que: “han reducido a la nada la esperanza del adversarlo de poder dominar a Alemania por el hambre". El General León Degrelle comenta en su libro "Hitler, nacido en Versalles": "mientras ciudadanos indefensos eran asesinados en Baviera, los delegados se preparaban para la primera reunión de la conferencia de paz de Paris. Lejos de horrorizarse con tales matanzas, los aliados casi no podían contener su alegría. El baño de sangre bávaro fue un regalo de los dioses, ya que significaba la división de Alemania y mas muertos alemanes. Agentes de los aliados fueron enviados a Múnich para reunirse con un trio sanguinario (tres agentes enviados por Lenin y llamados Levine, Levien y Axelrod). Les ofrecieron comida y dinero para que continuaran con su trabajo de oposición a Berlín."
    Y entonces, Degrelle dice algo que solo unos pocos historiadores han admitido: "Aunque la guerra había acabado, Alemania estaba todavía bajo el bloqueo aliado, el cual fue aplicado sin piedad. El primer territorio alemán que se beneficio de un relajamiento del bloqueo fue el de Baviera, que se encontraba bajo el control de los comunistas". Es por ello que a Goring le fue dado la responsabilidad del plan cuatrienal, para independizar a Alemania del extranjero y hacerla autosuficiente para que no volviese a ocurrir algo remotamente similar a lo producido en la primera guerra. Buen artículo, gracias.

    Les Saluda:

    Armando di Blasio

    ResponderEliminar

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!