lunes, 15 de octubre de 2012

HERMANN GOERING 6 (color): "La reducción de las raciones se hizo con el propósito terminante de aumentarlas de nuevo en cuanto lo permitiese la situación general y una de las condiciones de mayor importancia para ello, la mejora de los transportes. El bloqueo y el hambre, tal y como los imaginara antaño el adversario, han fracasado. Si alguien se ve bloqueado, no somos ciertamente nosotros. Las regiones más fértiles que se conocen en Europa se tallan en nuestro poder."





EL RACIONAMIENTO DE ALIMENTOS EN EL TERCER INVIERNO DE GUERRA

El Mariscal del Imperio, Herrnann Goering, hizo entrega en el Palacio de Deportes de Berlín, con motivo de la Fiesta de la Cosecha, de altas condecoraciones a los campesinos y jefes campesinos que más meritoriamente han laborado para la salvaguarda de la libertad alimenticia en Alemania y Europa. El acto, que se verificó con asistencia del Ministro de Propaganda, el Dr. Goebbels, empezó con unas palabras del Ministro de Alimentos del Reich: Herbert Backe, quien, después de saludar al Mariscal del Imperio, declaró que tras un duro invierno los últimos meses han sido excepcionalmente favorables al crecimiento de las plantas y a la recolección y "han reducido a la nada la esperanza del adversarlo de poder dominar a Alemania por el hambre". Dijo que sin la valerosa actuación de los campesinos, tal éxito hubiera sido imposible, y que prueba de esa actuación es la concesión por el Führer a dos hombres de particular mérito, escogidos entre los campesinos, de la Cruz de Caballero de la «Cruz del Mérito en tiempo de guerra». El Mariscal Goering pronunció un discurso en el que dijo:

“Estamos en los albores del cuarto año de guerra y por ello no podemos celebrar las fiestas nacionales en la misma forma y en igual medida que lo haríamos en tiempo de paz. En esta lucha, la más dura que ha sostenido el Pueblo alemán, no tenemos más que un deber: ¡Trabajar y combatir sin descanso! La terrible experiencia de la Gran Guerra no ha dejado a mi mente olvidar la horrible visión del bloqueo, y que por ello se ha procedido en tiempo oportuno, a constituir las reservas apropiadas que permiten compensar los déficits de las cosechas causados por los dos primeros inviernos tan duros de la guerra.

Llegado el tercer invierno de guerra, la helada produjo nuevos daños a las cosechas, y ello en proporción nunca conocida, y nos vimos con la amenaza de no llegar a la cosecha siguiente sin haber reducido las raciones alimenticias. Nada tenía que ver con ello el bloqueo enemigo, pero no me resolví a llevar a cabo la reducción de las raciones sino con verdadero trabajo. Hoy podemos hablar de esas dificultades con la mayor tranquilidad, ya que están vencidas y no podrán nunca más surgir. La reducción de las raciones se hizo con el propósito terminante de aumentarlas de nuevo en cuanto lo permitiese la situación general y una de las condiciones de mayor importancia para ello, la mejora de los transportes; pues bien, ésta se ha llevado a cabo en condiciones particularmente favorables.

El bloqueo y el hambre, tal y como los imaginara antaño el adversario, han fracasado. Si alguien se ve bloqueado, no somos ciertamente nosotros, sino los ingleses. Gracias a los éxitos logrados por nuestras tropas, las regiones más fértiles que se conocen en Europa se tallan en nuestro poder.”


Hermann Wilhelm Goering; del discurso del 4 de octubre de 1942 de la "Fiesta de la Cosecha."







8 comentarios:

  1. Goering durante la guerra se durmió en sus laureles mientras que todos, especialmente Hitler, estaban desviviéndose ante la colosal tarea que tenían en frente de frenar al Bolchevismo en Europa ayudado por todas las potencias que el judío conjuraba en su contra. Fue su culpa el colapso del 6o ejército alemán que resistió 71 días de sitio ante 8 ejércitos soviéticos porque no enviaba el total de aviones del que disponía para repartir material, municiones, comida y cuando se dieron cuenta de esto ya era demasiado tarde. También tuvo cierta dosis de culpa en que Rommel casi siempre se enfrentara a los británicos en Noráfrica casi sin pertrechos. Si prometía repartir 5 000 toneladas de pertrechos a distintos frentes únicamente lograba enviar 1 000. No fue hasta que llegó Albert Speer que la situación en este rubro comenzó a estabilizarse un poco puesto que Speer retaba a varios del Alto Mando en vista de su inoperancia ante la efectividad del desarrollo y producción generada por Speer que había triplicado desde su llegada solamente para no ser aprovechado por la pereza de algunos como Goering.

    Tanto más se alargaba la lucha tanto más prepotente se volvía alegando, ante todo militar de rango inferior al suyo, que él sabía más de aviación que ningún otro. Así hubo varias luchas que se perdieron en el aire.

    Su repunte vino cuando la guerra se había perdido y estaba en prisión, allí se desató nuevamente la fiereza que lo caracterizaba y por la cual Hitler lo hizo una de sus manos derechas.

    Goering fue sin duda un pilar dentro del movimiento y una pieza imprescindible para que el Nacionalsocialismo se apuntalara en Alemania como lo mejor para los alemanes y fue de mucha confianza durante ese tiempo; Goering ayudó mucho a Hitler y fue él quien le advirtió de la traición de Ernst Röhm pero durante la guerra su aporte fue mínimo en comparación con lo que pudo hacer y lo que dejó de hacer porque tuvo en su ser mucho más potencial del que demostró, no por nada había sido el líder del Jasta 11 de von Richthofen tras la muerte del sucesor de von Richthofen; era el tercero después del mejor piloto alemán en la primer gran guerra y tal vez esto influyó en su futura prepotencia.

    ResponderEliminar
  2. Armando di Blasio –

    Disiento con usted, estimado señor Edgar Trevino, sobre el juicio que usted maneja en cuanto a una figurada indiferencia, desinterés y ociosidad por parte del gran Reichmarshall Göring. Todo lo contrario, Irving en su biografio de Göring, hace mención en el ulterior paisaje del arduo desempeño y preparación que tuvo en la guerra, al igual que de su protagonismo en ella: –

    Lo que estaba sucediendo detrás del frente oriental ya no era cosa de broma. La ofensiva de verano ya no estaba progresando tan rápido, y las altas montañas del Cáucaso ya se cernían a la lista de grupo de ejércitos del mariscal de campo, Wilhelm.
    Meses antes, Göring había preguntado en secreto los datos sobre el Cáucaso. Su personal había facilitado ocho libros de la biblioteca, incluyendo Karl Egger La conquista del Cáucaso, la revista de la Asociación Austriaca de los Alpes, y una guía de bolsillo para la URSS. Leyó los libros hasta el día del 25 de junio y los devolvió, satisfecho y convencido de que él era ahora ya, un experto en el Cáucaso. Cuando el ejército jefe del Estado Mayor, Franz Halder, recordo a Hitler de esta barrera montañosa, Göring barrió sus dedos enjoyados, por el mapa y declaró: "El Cáucaso, no es diferente en realidad del Grünewald de Berlín.” –

    Luego Irving nos cuenta en el siguiente pasaje:

    El puente aéreo de Stalingrado - o mejor dicho, el fracaso - volvería luego a estar vinculado con nombre de Göring. Sin embargo, por una vez, no era del todo culpable. Le exoneraron tres meses más tarde, Hitler admitiría a Richthofen que había prometido el puente aéreo a Paulus sin el conocimiento del Reichsmarschall.

    Werner Baumbach, piloto de bombarderos de la Luftwaffe y comandante del ala bombardero secreto Kampfgeschwader 200, nos relata en su libro “Vida y Muerte de la Luftwaffe”:

    A esta orden del Fuhrer debe ser atribuido el hecho de que la campana contra la Unión Soviética, que comenzó el 22 de junio de 1941, no se decidió en unos pocos meses, como el esperaba, pero en medida creciente absorbía recursos que los lideres militares querían dedicar a necesidades del ejercito. Las formaciones de la Luftwaffe en lucha contra Inglaterra eran solo supuestamente empleadas temporalmente en el este. Esto sale de un subsiguiente resumen de Goring:

    “Luego vino la campana de Rusia. En ese tiempo yo todavía acariciaba la esperanza de que no necesitáramos interrumpir la campaña contra Inglaterra. En ese momento era una cuestión de que este u otro Grupo de Bombardeo se quedase solo cuatro días, justo para dar la impresión de que había sido transferido al este. Pero lo que fue al este no volvió. Se quedo allí.”

    ResponderEliminar
  3. También nos dice:

    El 12 de septiembre de 1942, Goring comento:

    “He tenido que aguantar muchos golpes duros en el último año. Los aviones que iban a hacer maravillas y que eran sujetos de grandes promesas, han fallado miserablemente en vez de ser de utilidad. La producción de otros aviones que ellos iban a remplazar ha sido seriamente retardada y en cuatro casos he tenido que volver al avión original e incrementar su producción porque el nuevo modelo no llego a ser lo que prometía. Esto se aplica tanto a los fuselajes como a los motores.”
    …… La Luftwaffe entro en la guerra contra Rusia con, a lo sumo, 2,800 bombarderos, bombarderos en picada, cazas y destructores efectivos.

    La Fuerza Aérea Rusa alistada en contra de ellos, era siete veces mayor, aun así era inferior en calidad a la alemana. Pero el Estado Mayor Aéreo no se daría cuenta de su tamaño real y posible crecimiento. La información sobre el tema era siempre rechazada o minimizada. Cuando nos acordamos que Hitler, en su discurso en el Reichstag el 11 de diciembre de 1941, hablo de 17, 322 aviones rusos destruidos o capturados (y aun el numero correcto era de 8,500) ello mostro cuan grande era la forma en que se auto engañaba al Estado Mayor Aéreo.

    El área en la cual la Luftwaffe tendría que operar parecía una pesadilla para el hombre común, viendo que ello significaba un frente de 1,600 Km. Desde la boca del Danubio hasta el Mar Báltico. En el primer sector que se extendía a Leningrado y Moscú, tenia 1, 500,000 Km2 para operar. Al norte de Leningrado había otro frente. Se extendía desde el Lago Ladoga 900 Km al este hasta el Mar Blanco y entonces pasando el Mar de Barents hacia Musmank y Noruega.

    …..Los espacios rusos podían haber sido un cráter gigante, aunque su carácter variaba. ¿Había pensado alguien en las grandes variaciones de temperatura, o de las gigantescas nubes de polvo sobre los caminos y senderos? ¿Sabíamos de las tormentas que en unos pocos momentos hacían los caminos intransitables y los ríos salirse de curso, llevándose los puentes?..... ¿Se había tenido en cuenta todo eso? ¡No, porque íbamos a ganar mucho antes del invierno! Los rusos eran simplemente considerados semihumanos. El real enemigo estaba supuestamente concentrado alrededor de Moscú. Pero aunque Moscú es el punto nodal de las comunicaciones, Rusia no es solo Moscú. Asia también marcha bajo el estandarte de la hoz y el martillo.

    ResponderEliminar
  4. Goring, no era el único con el control dictatorial de la Luftwaffe, Hitler interfería y cambiaba operaciones, y el Estado Mayor era un dolor de cabeza para la guerra alemana.

    Les Saluda:

    Armando di Blasio

    ResponderEliminar
  5. Interesantes y puntuales los datos que usted menciona, Armando di Blasio, pero eso no hace modificar mi postura sobre la arrogancia y falta de entrega total por parte de Goering durante la guerra. No le culpo de ser un completo perezoso, haragán, estafador ni mucho menos puesto que él organizó y dio forma a la Luftwaffe que más tarde demostraría la superioridad operativa frente a las demás aviaciones del mundo entero incluyendo a la Francesa, la Británica, la Estadounidense, la Japonesa y de la Soviética ya ni hablemos que en todo a lo que eficiencia militar respecta tenían los índices por evaluativos por los suelos. Yo considero que parte del problema fue ver la eficacia de la Luftwaffe con respecto a todos sus rivales y por ello dio por sentado que la cosa ya no iba tan complicada sobre todo después de vencer a Yugoslavia y de dar los primeros golpes en Rusia. Solamente los primeros dos días de combate en Rusia la Luftwaffe reportó 2 500 aviones bolcheviques abatidos y Goering incrédulo con asombro y duda mandó a rectificar el dato para darse cuenta de que efectivamente era erróneo porque en realidad habían derrumbado 2 700 aviones enemigos. La superioridad del combatiente alemán es incuestionable y aunque se dieron geniales golpes yo sigo considerando que Goering siempre tuvo la posibilidad de hacer más visto y considerando la posición que tenía dentro de la aviación, era el mando absoluto y ante cualquiera de rango superior que también dirigía la Luftwaffe, vehementemente le desdeñaba los consejos asegurando que nadie sabía más de aviación que él (hubo un caso pero no tengo a mano el dato exacto con nombres y fechas). Hubo varios casos cuando la situación comenzaba a tensarse después de la traición de Italia, Rumania, etc. Se quejaba de falta de recursos pero si lo comparamos por ejemplo con Doenitz, siempre tuvo muchos más recursos. Doenitz hizo maravillas con el poco material del que disponía y la escases de pertrechos que la Luftwaffe tenía por obligación repartir.

    Yo me baso en los libros de Salvador Borrego, especialmente "Derrota Mundial" e "Infiltración Mundial" donde demuestra cierta falta de entrega por parte de Goering después de zanjada la situación en Occidente teniendo de enemigo prácticamente a la RAF sola. Si bien Borrego no es un biógrafo sí es un revisionista y demuestra tales puntos no en forma de parloteos que dijeron ciertos personajes dado que las palabras mienten mucho, sólo basta con que se cambie de posición ciertas palabras para que el mensaje se modifique por completo y se pueda hacer decir a cualquiera lo que le venga en gana, Borrego lo demuestra con sus números porque los números no mienten como las palabras. Esos están ahí.

    ResponderEliminar
  6. Defender a todo prócer del Nacionalsocialismo tratando de asegurar que no tuvo ningún descuido y que fue una persona perfecta es y va a ser siempre un error y uno infantil, me atrevería a asegurar, porque todos tuvieron errores en una u otra medida, siempre se equivocaron en algún momento hasta el mismo Hitler y Goering no es la excepción. Fue una figura formidable, de eso no hay duda, pero tampoco hay duda en que pudo dar más de sí con respecto a lo que había prometido y el material del que disponía. Solamente es de analizarlo un poco, considera por un instante que los únicos que figuraban como sucesores de Hitler eran Goering y Doenitz y al final Hitler designó a este último como su sucesor en su testamento, sus razones debió tener... Tanto Goering como Doentiz estaban incluso por encima del Reichsleitung en este aspecto.

    Ahora bien, los aviones a los que se refiere en retraso eran el Me-262, el Me-109, el Wulf 190, el Natter (Me-163), Heinkel 162 que fueron suspendidos por Hitler en 1940 a causa de que su producción en masa tardaría demasiado en llegar. No esperaban que la guerra se prolongara y los cambios de Hitler en las operaciones se debió principalmente a tres factores: Descubrir que le habían dado información falsa (por parte de traidores), las modificaciones arbitrarias del Alto Mando y los nuevos frentes que se le abrían en el paso en tal o cual región.

    Yo no demérito totalmente a Goering pero sí considero que no hizo todo lo que pudo hacer en analogía con sus similares como Doenitz.

    Saludos, Armando.

    ResponderEliminar
  7. Armando di Blasio –

    Saludos, estimado señor Edgar Trevino, un gusto poder reanudar nuevamente este interesantísimo debate con usted.

    Ahora yo en lo personal, no estoy justificando ni defendiendo al Reichmarshall Göring, tuvo muchísimos errores rotundos e irrebatibles y eso esta muy claro. El como cualquier otro ser humano tuvo sus muchos defectos innegables al igual que virtudes evidentes. El comportamiento humano siempre va a tender a relucir las inmundas obras que consciente e inconscientemente realiza la humanidad colectiva e individualmente. Le pongo un ejemplo simple y bastante conocido, una elevada cuantía de personas desestima el rol que jugo Martin Bornmann dentro del sequito personal de Hitler, y no se diga de muchos otros colaboradores íntimos del Fuhrer, que se expresaron desdeñosamente de aquel hombre, yo me incluyo entre sus muchísimos críticos, pero no por ello vamos a dejar de entrever facetas ocultas de su personalidad muy virtuosas y dignas de respeto, por ejemplo Bormann no fumaba ni bebía, comía con moderación y no tenía inclinaciones a ningún tipo de lujo, ni pasiones ni afición al dinero. No utilizó jamás el gran poder que tuvo ni para enriquecerse ni para pavonearse por la alta sociedad (como hicieron algún otro alto dirigente del Tercer Reich, aquí incluyo a Goring). Se le puede igualmente enumerar los muchos fracasos vergonzosos que Goring tuvo en la guerra y antes de ella, empero lo que me parece un tanto nocivo y falto total de seriedad son los poco pensados adjetivos calificativos de perezoso e indiferente. Yo no soy un fanático de la ideología NS, sino alguien al que le gusta perforar en los acontecimientos, ideas, y personas de aquella fascinante época, buscar la verdad histórica y hacer una clara separación entre lo quimérico y la realidad. Por lo que no es saludable quedarse con datos superficiales, siempre es bueno sacar las debidas conclusiones por si mismo en base a instructivas y productivas lecturas profesionales.

    Una cosa es que le exalte y le admire y para nada es un sentimentalismo sino que es una convicción fundada, claro esta, en hechos y palabras fidedignas. En la balanza tuvo mas peso sus extraordinarias facultades que sus amargas derrotas y destructivas decisiones y acciones. Hay una frase que dice: “No admira quien más mira, sino aquel que piensa en lo que ve”. “Yo admiro a una persona que sabe sacar su vida delante aun cuando todo son baches y problemas.” De ningún modo, puedo yo creer que Hitler tuviera entre su personal, y/o colaboradores a alguien pasiva, inútil, indiferente e ineficaz, creo hablar aquí con cierto conocimiento base de que ello no iba en absoluto con Hitler, y él hubiera destituido a alguien que poseyese tan horrendas características de sus altos puestos. Probablemente en algunas ocasiones se despistaba, pero su aportación a la guerra fue bastante. Vuelvo una vez más a reiterar que él no podía disponer de la Luftwaffe a su antojo, o dirigirlo de la manera en que le pareciese mejor, sino que tenía que lidiar con personajes y sucesos imprevistos. ¿Acaso saben como era su día a día? Debemos conocer a la persona que pensamos criticar, para que una vez informados, podamos proceder a enjuiciarlos constructivamente.

    ResponderEliminar
  8. Acaso el tenia que arreglar los errores militares de una figura como el general Friedrich Paulus, y Hitler como le mostré en mi anterior replica, no comunico a Goring inmediatamente después de haber prometido un puente área para el sexto ejercito cercado en stalingrado. Poco después como nos cuenta David Irving, Hitler le perdono y alguien como él no tomaba decisiones a la drástica sino que lo hacia después de haberlo pensado, el error fue mutuo. Algo tan elemental como es la comunicación efectiva habíase descuidado. No le presentare ninguna otra prueba del esfuerzo y aplicación que puso Goring porque veo que usted se mantiene firme en su resolución. Le agradezco por este productivo, respetuoso e interesante debate, del que se aprende mucho. Le informo que respeto mucho su actitud ante el tema, pues en base al respeto es como se puede construir una mejor sociedad y un mejor mundo. Le agradezco por su replica y aportaciones a esta dialéctica. Nuevamente, ¡Muchos Saludos!

    Les Saluda:

    Armando di Blasio

    ResponderEliminar

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!