sábado, 6 de octubre de 2012

BERLÍN NAZI (3): "El miliciano SA no tiene el derecho de criticar, debe obedecer. Las SA se hallan en pie, dispuestas a obedecer las palabras de orden. Son los burócratas los que reclaman la disolución del Partido. Dicen que ellos son capaces de defender al Estado que nosotros hemos creado. El trabajo positivo de crear un Estado es más grande y más bello que el trabajo consistente en destruir un régimen. Respondo que hemos logrado la Unidad Interior del país; hemos rebajado el número de obreros; hemos restablecido la Soberanía Nacional. Construir un ejército para defender al Estado, es Nacional-Socialismo práctico. El pasado invierno fue duro; el próximo lo será, pero lo resistiremos."





DISCURSOS DE JAGOW Y GOEBBELS A LAS RENOVADAS TROPAS DE ASALTO

El jefe de las SA de Berlín, von Jagow, ha pronunciado un discurso en el acto celebrado esta tarde en el Palacio de los Deportes. Declaró que las SA habían sido los que permitieron que Hitler subiera al Poder:

"El año pasado las tropas se elevaron a 3 500 000 miembros; en 1935, después de una depuración, las SA volvieron a ser lo que siempre habían sido: una escuela de combatientes. El miliciano SA no tiene el derecho de criticar, debe obedecer. Se equivocan los que dicen que el Partido y las SA no tienen nada que hacer en la Alemania de hoy. Las SA se hallan en pie, dispuestas a obedecer las palabras de orden."

Habla a continuación del señor Jagow, el señor Goebbels. Saludado por los aplausos de la multitud, se coloca delante de la tribuna para hacerse oír mejor:

"De todas partes nos llegan peticiones para disolver el Partido Nacional-Socialista. Se nos dice que ya que todo el mundo se ha convertido en Nacional-Socialista, el Partido es innecesario. Nosotros no lo creemos así. ¿Es que la Iglesia Católica se ha disuelto, después de haber convertido a la mayoría de los países? Son los burócratas los que reclaman la disolución del Partido. Dicen que ellos son capaces de defender al Estado que nosotros hemos creado. ¿Dónde estaban estos ‘ronds-de-cuir’ durante el período de lucha? Vinieron con nosotros luego y querrían que la historia del Nacional-Socialismo empezara después de su entrada en el Partido."

El señor Goebbels ataca a continuación a los que dicen que el Nacional-Socialismo era bello en la oposición:

"El trabajo positivo de crear un Estado es más grande y más bello que el trabajo consistente en destruir un régimen. Hay quien dice que Hitler está muy bien. Pero todos estos "pequeños Hitlers" que acaparan funciones en el Partido, ¡qué plaga! Cuando son los curas los que nos dicen esto, estoy tentado de responderles: ‘Buen Dios, muy bien; pero estos pequeños Buenos Dioses, ¿dónde estaban antes?’

Los elementos burgueses participaron en el Poder y fracasaron lamentablemente. Se nos dice, además, que no hemos ejecutado nuestro Programa. Respondo que hemos realizado tres puntos considerables: hemos logrado la Unidad Interior del país; hemos rebajado el número de obreros, de ocho millones a dos millones; hemos restablecido la Soberanía Nacional. El problema de la integración del Partido en el Estado no está resuelto. Pero este problema se resuelve diariamente cuando llamamos a los puestos decisivos a los buenos Nacional-Socialistas.

Nuestros adversarios no lo critican; pero nosotros dejamos decir, porque hemos aprendido a conocerlos. Sería suficiente, de todos modos, que estornudáramos, para que se metieran otra vez dentro de sus guaridas. Camaradas: ustedes me dicen que tenemos grandes preocupaciones. Lo sé, y nos esforzamos en mejorar nuestra situación. Pero hoy la Política Exterior acapara nuestros cuidados. Construir un ejército para defender al Estado, es Nacional-Socialismo práctico. Los periódicos extranjeros subrayan con intención nuestras dificultades, pero se abstienen de mencionar los resultados obtenidos. El pasado invierno fue duro; el próximo lo será, pero lo resistiremos."

La elocuencia popular de Goebbels y sus imágenes fueron a menudo interrumpidas por las risas y los aplausos de la multitud, casi por entera compuesta de hombres de uniforme.



La Jornada Nacional-Socialista; del 29 de junio de 1935.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!