viernes, 5 de octubre de 2012

BERLÍN NAZI (2): "La gran jornada del Partido se ha celebrado hoy con un éxito clamoroso, habiéndose sumado una imponente muchedumbre. La jornada tiene el papel de una ratificación de la confianza del Pueblo. La ciudad presentaba un aspecto de fiesta extraordinaria. De todos los discursos pronunciados los más importantes e interesantes han sido los del Ministro Dr. Goebbels, quien se ha dirigido para recordar las luchas sostenidas por él y sus compañeros para abrirse paso en la capital dominada por el Poderío Rojo."




CONMEMORANDO LA CONQUISTA DE BERLÍN

La gran jornada del Partido Nacional-Socialista, sección de Berlín, se ha celebrado hoy en esta capital con un éxito clamoroso, habiéndose sumado a los diferentes actos una imponente muchedumbre, que ha ovacionado a los jefes de las Secciones de Asalto y del régimen. La jornada de hoy tiene, hasta cierto punto, el papel de una ratificación de la confianza del Pueblo Nacional-Socialista en sus jefes directivos y activos, precisamente en la víspera de la fecha en que se cumple el primer aniversario de la depuración de las Tropas de Asalto, ordenada por el canciller Hitler el 30 de junio del año pasado.

Desde primeras horas de la mañana han aparecido empavesados todos los edificios oficiales, así como los tranvías, autobuses y numerosísimas casas particulares. La ciudad presentaba un aspecto de fiesta extraordinaria. Con motivo de la jornada del Partido Nacional-Socialista, se han celebrado dos actos: a las dos de la tarde, un gran mitin en el Palacio de los Deportes, organizado por la Vieja Guardia Berlinesa; y a las cuatro una gran revista del Partido y sus formaciones (Secciones de Asalto y Secciones de Seguridad), en la gran explanada de maniobras de Tempelhof.

En Tempelhof se ha reunido una multitud que se estima en unas 110 000 personas, figurando en ella, además de los miembros del Partido, delegaciones del Ejército, del Servicio de Prestación de Trabajo al Estado, las Secciones de Asalto, Escuadras de Protección, la Policía, Aviación, Cuerpo Automovilista Nacional-Socialista, la Juventud Hitleriana y Organizaciones Infantiles del Partido Nazi. Tanto en el Palacio de los Deportes como en el campo de maniobras de Tempelhof, han pronunciado discursos el Jefe del Partido Nacional-Socialista en el distrito de Berlín, y el Ministro de Propaganda y Cultura Popular, el Dr. Goebbels.

De todos los discursos pronunciados hoy, indudablemente los más importantes e interesantes por el alto significado de la persona que los ha pronunciado, han sido los del Ministro Dr. Goebbels, quien en el discurso del Palacio de Deportes, se ha dirigido a los antiguos miembros del Partido para recordar, principalmente, las luchas sostenidas por él (Ministro Dr. Goebbels) y sus compañeros desde los primeros momentos de vida del Partido hoy gobernante, para abrirse paso en la capital de Alemania, que les cerraba todas las puertas, dominada por el Poderío Rojo: Socialista y Comunista.


La Jornada Nacional-Socialista; del 29 de junio de 1935.








2 comentarios:

  1. Conmemorar la conquista de Berlín... desde luego el doctor Goebbels tenía todo el derecho a celebrarla, pues se trató de un hecho político de gran magnitud.

    En su obra homónima, no cuenta de modo apasionante como un puñado de activistas decididos y entregados hubieron de hacer frente a una situación en que parecía imposible alcanzar la victoria. Pero lo lograron.

    Al volver la vista a aquellos tiempos y compararlos con los actuales, no se puede evitar la sensación de que la falta en nuestros días de hombres con ese temple y dedicación, con ese elevado sentido de la responsabilidad y el honor, es un escollo que impide cualquier revolución auténtica.

    Vivimos en un mundo que prima el presente por encima del futuro, el goce sensorial por encima del idealismo y el interés personal sobre los valores y la ética. Es difícl que de semejante erial surjan los verdaderos revolucionarios.

    Revolucionarios de la talla de Josef Goebbels, uno de los protagonistas de la última gran revolución europea.

    ResponderEliminar
  2. ¡Un saludo!

    La Conquista de Berlín es un hecho memorable, un objetivo que a principios de la lucha parecía a sus participantes como una tarea prácticamente imposible de alcanzar.

    Lo más interesante del caso es recordar la historia que hemos aprendido y ver cómo fue que Hitler designó al Doctor y a sus colaboradores para que se encargaran de tarea tan intensa, con Goebbels a la cabeza, siendo que aún no cumplía los treinta años de edad.

    La inteligencia y la voluntad, la disciplina y el idealismo, sustancias inherentes del ser revolucionario.

    Un saludo sincero a todos los lectores.

    Ana V.

    ResponderEliminar

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!