lunes, 29 de octubre de 2012

ADOLF HITLER 21 (color): "Me parece algo normal que cada cual posea su orgullo racial, y esto no significa en absoluto despreciar a los demás. El orgullo racial es, cuando adquiere formas agresivas, una reacción de sentimientos de inferioridad. Este sentimiento de ninguna manera implica una actitud de desprecio frente a los otros. El Nacional-Socialismo dio a todos los alemanes ésta orgullosa superioridad."



NO AL ODIO RACIAL

"El hecho de que una raza quiera mantenerse pura, demuestra precisamente su fuerza vital y su voluntad de vivir. Me parece algo normal que cada cual posea su orgullo racial, y esto no significa en absoluto despreciar a los demás. Nunca tuve la opinión de que tal vez los chinos fueran racialmente inferiores. Ambos pertenecemos a viejas culturas y admito francamente que su tradición es mayor que la nuestra. Tienen todo el motivo de estar orgullosos de ello, al igual que nosotros estamos orgullosos del círculo cultural al cual pertenecemos. Hasta creo que será tanto más fácil llegar a un entendimiento con los chinos y japoneses cuanto más persistan en su orgullo racial.

El orgullo basado en la pertenencia a una raza era, en realidad, algo desconocido para el alemán. Esto se explica por los últimos tres siglos de escisiones internas por Guerras de Religión, por las influencias de Occidente, por efecto del Cristianismo, porque el Cristianismo no es una fe en Dios nacida del carácter germánico, sino una religión impuesta por la fuerza, que contradecía la esencia germánica.

El orgullo racial es, cuando se hace notable en el alemán o hasta adquiere formas agresivas, sólo una reacción compensadora de los sentimientos de inferioridad de numerosos alemanes. Por supuesto, esto no es válido para los prusianos. Ellos se han conquistado, desde el mundo de Federico el Grande, la tranquila superioridad de aquellos que no tienen necesidad de hacer ostentación se su auto-seguridad. Merced a estas cualidades especiales los prusianos probaron encontrarse capacitados para realizar la unión de Alemania.

El Nacional-Socialismo dio a todos los alemanes ésta orgullosa superioridad que hasta entonces había sido exclusivamente de los prusianos. También los austriacos tienen, como los prusianos, el orgullo nacional en la sangre. Pero ello proviene de que nunca estuvieron bajo dominio extraño, sino que por el contrario, mandaban a otros pueblos y sabían procurarse obediencia. Los austro-alemanes reunieron sus experiencias en el manejo del dominio y del poder, y en ello ha de verse la razón, de su por nadie discutida, condición de hombres de "mucho mundo" (Weltgewandtheit). 

El Nacional-Socialismo como en un crisol, hará resurgir en forma pura todas las peculiaridades del alma alemán. De ello saldrá el modelo del moderno alemán: laborioso, consciente, seguro de sí mismo, pero sencillo, orgulloso no de lo que él es como individuo sino de su pertenencia a la gran comunidad, a la que el Mundo tributará su admiración. Este sentimiento de superioridad alemán de ninguna manera implica una actitud de desprecio frente a los otros. Nosotros en ocasiones hemos sobre valorado intencionalmente algo este sentimiento, porque al principio lo considerábamos como fuerza propulsora para llevar a los alemanes, en la forma más rápida, al camino justo.

La exageración por un lado casi siempre tiene como consecuencias una reacción hacia el lado contrario. Esto se halla en la naturaleza de las cosas. Pero todo esto no se realiza de la noche a la mañana. Para ello debe ayudar el tiempo. Federico el Grande es el verdadero creador del tipo prusiano. Se requirieron dos o tres generaciones para que se convierta en carne y sangre, para hacer del estilo de vida prusiano un rasgo del carácter inherente a todo prusiano."


Adolf Hitler; de "Mis Últimas Consideraciones" de F. Ch. de Schaumburg-Lippe.







4 comentarios:

  1. Mil gracias por este artículo que servirá para enmudecer todas las voces que claman falsedades sobre el tema racial. Este asunto no tendría por qué causar controversias entre la gente, si tan solo se supiera realmente en que consiste. Los americanos, y hablo con cierta autoridad pues conozco el país, agigantan su orgullo racial, con eso del supremacismó blanco, haciéndose pues demasiado notable adquiriendo, como dice Hitler en “formas agresivas, una reacción de inferioridad.” Esta gente para mi esta llena de perjuicios y además tiene la peculiar característica de creerse todo cuanto su gobierno le diga. Vi el último debate presidencial, y una milésima fracción de ella, me llamo poderosamente la atención y era sobre Israel, cada uno contaba que durante su candidatura hacían un viaje (Peregrinación mas bien) a su aliado Israel, y se enorgullecían de eso.

    Es para desternillarse al darse cuenta que prácticamente mas de la mitad de las cosas dichas sobre el Jefe del "Reich de los Mil Años”, han sido probadas totalmente falsas y a pesar de ello, se siguen esparciendo. Como sabemos la “prestigiosa prensa internacional” hace gala de sus dotes propagandistas para enmarañar en la mentira a millones de cerebros que sencillamente reciben lo que escuchan en las “noticias” para hacerla de agentes divulgadores. Esto seguirá ocurriendo así, hasta que la gente por fin empiece a pensar por si misma las cosas y a revisarlas cuidadosamente. Hoy en día las personas dejan la “laboriosa” tarea de “pensar” a los “expertos”, sin percatarse de que el don de concebir, proyectar e interpretar ideas por medio de la mente es algo que Dios nos ha regalado para usarlo y no para botarlo o ensuciarlo de basura y falsedad.

    La imagen “oficial” es que Hitler guarecía todos los ingredientes desechables e indeseables del ser humano, la encarnación mas viva y real de la malicie y de todo la maldad jamás imaginable, pero nosotros debemos comprender que la base del sistema reinante es el de oscurecer a una persona muy humana, quien no tiene absolutamente nada de monstruosidad, para que no nos enteremos de aquella persona revolucionaria quien puso en marcha reformas revolucionarias siempre con la consigna de “Todo Para el Beneficio Común”.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola camarada Ana excelente artículo no podrías haberlo escrito mejor, permíteme felicitarte por tu valiosa contribución a la historiografía y de acercar a las personas a la verdad.
    Cuando pueda leeré más artículos de tú blog él cual parece muy bueno.

    Saludos cordiales Ana.

    PD: podrías participar más seguido en él blog Mein Führer de Nacho, es ahí donde suelo rondar más seguido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias estimado Doble Hache!

      Es un honor contar con tu presencia en este espacio. Cualquier cosa con confianza puedes hacérmela saber, espero poder continuar leyéndote. Visito constantemente el blog de Nacho, sólo que últimamente sólo he entrado y leído, pero siempre veo interesante el intercambio de opiniones que allí se exponen.

      Muchas gracias. Saludos Cordiales.

      Ana V.

      Eliminar
  3. Gracias a ti estimada Ana, disculpa que haya tardado en responder, eres muy amable conmigo, para mi también es un honor recibir tal gentileza de tú parte, cuando pueda estaré más seguido por aquí, por cierto muchas fotos de Hitler y él III Reich de tú blog están coloreadas en un tono algo extraño jeje, no las había visto en ese tono de colores por lo que me parecen curiosas. Gracias de nuevo, cualquier sugerencia Ana te la hare saber.

    Saludos cordiales Ana.

    ResponderEliminar

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!