miércoles, 24 de octubre de 2012

ADOLF HITLER 18 (color): "Yo soy alemán. Amo a mi Pueblo y le soy adicto. Yo sé que mi Pueblo sólo puede ser feliz si vive según su ser y según su estilo. Yo no quiero que recaiga sobre el Pueblo alemán la Dictadura del Comunismo internacional. El hecho de ser uno de sus más grandes enemigos, es para mí un inmenso honor y la justificación de mis actos ante la posteridad."




ALEMANIA DEFIENDE A EUROPA

"Cuando se me reprocha hoy, por parte de mis adversarios internacionales, rechazar la cooperación con Rusia, es preciso decirlo muy claro: Yo la rechazo y la he rechazado, no con Rusia, sino con el Bolchevismo que aspira a la dominación del mundo.

Yo soy alemán. Amo a mi Pueblo y le soy adicto. Yo sé que mi Pueblo sólo puede ser feliz si vive según su ser y según su estilo. Yo no quiero que recaiga sobre el Pueblo alemán, que era capaz no solamente de llorar sino también de reír de buena gana durante toda su vida, el horror de la Dictadura odiosa del Comunismo internacional.

Yo tiemblo por Europa pensando en qué se convertiría nuestro viejo Continente súper poblado si, por la irrupción de esta ideología asiática destructora que altera todos los valores establecidos, triunfara el caos de la Revolución Bolchevique. Quizás, para muchos hombres de Estado europeos, yo soy un alarmista extravagante, o al menos molesto.

Pero el hecho de ser a los ojos de los tiranos del Bolcheviquismo internacional, uno de sus más grandes enemigos, es para mí un inmenso honor y la justificación de mis actos ante la posteridad."


Adolf Hitler; discurso del "7 de mayo de 1936."








1 comentario:

  1. Aquí le reproduzco, uno de las introducciones al mas reciente informe he me he tomado el tiempo de hacer. Autoría de Armando di Blasio

    ¿Como es siquiera admisible juzgar a una notabilidad de tan amplia trascendencia, sin haber realmente estudiado e indagado en sus escritos y actos de entonces?

    ¿Como puede ser siquiera factible cavilar por dilatados lapsos a una eminencia en la política, la economía, el arte, y la filosofía, sin haber sabido nunca, los axiomas, abstracciones, y divagaciones que transitaron por su mente durante los 24 años de su vida publica?

    ¿Como es posible determinar e interpretar de manera cabal y rigurosa, sus resoluciones y el contexto bajo el cual tuvo que prevalecer, sin habernos dado la ocasión de ensimismarnos en la crónica de su existencia, escrutando en el porqué de su proceder?

    Quien no se háyase tomado con esmero el espacio para aplicarse a examinar sus incontables disertaciones, no puede poseer la credibilidad y mucho menos la autoridad necesaria para pronunciarse sobre esa época, esa ideología y esa figura histórica.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

¡SE AGRADECE SU APORTACIÓN A ESPEJO DE ARCADIA!